lunes, 1 de enero de 2018

¿Lacra de "asesinatos machistas" o lacra de analfabetismo funcional matemático de políticos y periodistas?

Cualquiera que lea los diarios, escuche la radio o vea la televisión españoles se ve desbordado por la histeria colectiva de la mal llamada "violencia machista".

El esquema siempre es el mismo: artículos escritos por feministas "de subvención" denunciando la grave "lacra de la violencia machista". Declaraciones de políticos rompiéndose las vestiduras pidiendo "pactos de estado" o la asignación de más y más dinero al problema. Es curioso que en la sección de comentarios de las noticias la inmensa mayoría de opinantes señala la exageración del problema, el mal enfoque que se le da (no es el machismo y los homicidas no representan a nadie), que siempre se olviden casualmente de las víctimas masculinas y de las mujeres agresoras y, sobre todo, el abuso y discriminación que las medidas contra "la violencia machista" supone para los hombres. Pero la reacción de los periodistas y los políticos es hacer como que no se enteran de forma que muchos ya piden para España el "Donald Trump anti-feminista de género".

Veamos cuál es la verdadera dimensión de "la lacra":



O sea que, de los tipos de muerte por causas externa que tenemos en España (no por enfermedad), la muerte por violencia "machista" es el menor de los problemas y con diferencia.

El primer lugar lo ocupan los suicidios. Cualquiera que conviva con la enfermedad mental sabe lo deficitario que es el sistema de salud en la atención a las personas con problemas de salud mental y sus familias. Además, según datos oficiales alrededor el 40% de homicidas "machistas" se suicida o lo intenta, lo cual nos hace intuir que si mejoraran la atención a los problemas de salud mental indirectamente también se reduciría la violencia de pareja. ¿Alguien ha oído a algún político pedir "un pacto de estado por la salud mental en España"? Yo tampoco. 

En segundo lugar están las caídas accidentales. Pero tampoco vemos en los medios de comunicación a expertos sobre como deben estar diseñadas las ventanas y balcones para evitar que un niño accidentalmente caiga.

En tercer lugar, los ahogamientos. En un país como España de turismo de sol y playa, si se le diese la misma importancia a este problema que a la violencia "machista", se pondrían socorristas entrenados en todas y cada una de las playas y medidas por el estilo.

Luego van los accidentes de tráfico y las drogas. Hubo una época en que el espacio que ahora ocupa la violencia "machista" antes lo ocupaban los mensajes de prevención de accidentes de tráfico y de abuso de drogas, lo cual es mucho más racional puesto que suponen muchas más muertes, muchos más heridos y discapacitados y muchas más vidas rotas por el drama de las adicciones.

Los accidentes de trabajo suponen casi 10 veces más muertes que la violencia "machista". Y es un problema muy masculino. Cuando las feministas hablan de "brechas", casualmente siempre se olvidan de esta.

Luego vienen los homicidios. Aunque los medios de comunicación nos quieran imponer una percepción opuesta, matan a casi el doble de hombres que mujeres. 

Luego vienen las muertes por fuego y finalmente los homicidios de pareja.


1 comentario:

  1. Hola, González:

    Me ha encantado tu artículo. Muy riguroso y bien explicado. Pocas veces se encuentra uno esta calidad científica de divulgación en temas de igualdad.

    Me gustaría contactar contigo. Si tienes ganas, me encantaria que me escribieras al email para charlar y compartir datos:

    cifra666@gmail.com

    Un abrazo

    ResponderEliminar